Grupo de Reflexión Rural Horizonte Sur Volver a la Tierra Facebook GRR Defensa de Monte y Selva Paren con las plantaciones forestales
Contacto
Miércoles 23 de abril de 2014
Publicado por

Opinión

· 19 de noviembre a las 21:11hs

Los que mueren son los pobres

Editorial del sábado 19 de noviembre de 2011 en el Programa Horizonte Sur

Un par de días atrás, Cristian Ferreyra, un joven de 22 años, murió desangrado tras recibir un escopetazo disparado por Javier Juárez, pariente suyo y supuestamente a sueldo de los sojeros de Santiago del Estero. Según nos informamos, Cristian estaba en su casa del paraje San Antonio con dos de sus compañeros, y se disponían a realizar una asamblea para que la comunidad resolviera cómo defenderse del avance de topadoras y sojeros, sobre las tierras de su comunidad en la que viven 25 familias, sobre una extensión de 2.000 hectáreas, que integran el Movimiento Campesino de Santiago del Estero, MOCASE. Una vez más la sangre trabajadora se riega sobre nuestras tierras… Cuántos muertos lleva en su haber el actual gobierno en situaciones de represión o de agudo conflicto social,  resulta impreciso, pero sin duda son muchos, bastante más de los que el común supone y seguramente la mayor cantidad desde los inicios de la Democracia, en relación a otros gobiernos habidos desde entonces.

El modelo de los Agronegocios que se impuso desde los años noventa, continúa extendiéndose y profundizandose sin respetar vidas, tradiciones, arraigos ni bienes comunes a nuestras poblaciones. Todo termina siendo arrasado, modificado, recreado, disfrazado y sometido a las más crueles de las reglas, las que colonizan las propias mentes y diluyen las conciencias y las memorias. Y para esos menesteres, en épocas de colonialidad, no se necesita de los métodos represivos que conocíamos y que todavía ocupan a nuestros organismos de Derechos Humanos, distraídos con el pasado e inadvertidos o probablemente cómplices de las nuevas violaciones y crímenes de lesa humanidad que, como los que producen las fumigaciones, el trabajo esclavo o la trata de personas, sufre a diario buena parte de la población, mientras que todo el aparato comunicacional del Gobierno naturaliza de manera escandalosa.

En este caso, el caso de la muerte del campesino en Santiago del Estero, tal como en otras situaciones extremas de violencia y cuando los probables implicados no son tropa propia, sino tan solo aliados de la camarilla gobernante, el aparato comunicacional oficialista se permite recoger la bandera de la denuncia que, a la postre, tal como en el caso de Mariano Ferreyra, asesinado por la gente de Pedraza o en el caso del contrato realizado por el ex gobernador radical Saiz con los chinos en la provincia de Río Negro, les permite renegociar situaciones políticas y reposicionar a las propias bandas de manera ventajosa… Como se verá, por principio descartamos en el análisis, toda otra posibilidad que no sean las especulaciones políticas en función de negocios y de acuerdos de poder para continuar implementando esos negocios desde el Estado mismo. Entendemos que eso es en definitiva, lo que hoy se denomina la política y a todos aquellos que suponen otra cosa, les decimos con franqueza que no tienen mayor idea del grado de perversión política al que ha llegado la llamada dirigencia.

El Agronegocio es un proyecto de país y es, asimismo, el modelo que pretende profundizarse a decir de la Señora Presidente que, no tiene acerca de sus propósitos pelos en la lengua y dice con claridad, en cuanta oportunidad le resulta posible, todo aquello que los suyos pretenden ignorar mientras elucubran otras razones y supuestos objetivos que les justifican poder dormir tranquilos y continuar cobrando importantes sueldos y prebendas. Ahora bien, el Agronegocio, en esta etapa de profundización y de normativización del modelo, necesita complementarse con simulaciones que, a saber de la experiencia brasileña, pretendemos denominar como Agronegociños. Qué sería el Agronegociño se preguntarán ustedes… Es el Agronegocio para los pequeños…para los pequeños a los que se les pretende vender la ilusión de que pueden crecer y dejar de ser pequeños… Es el agronegocio con un poco de marxismo de manual y bastante esfuerzo de simulación, como para envolver a los  pequeños y hacerles sentir que ellos también están en la carrera y tienen alguna posibilidad en el mercado de lo porvenir. En realidad, hoy al Estado lo manejan los mercados, tal como en Italia donde los banqueros terminaron reemplazando a los políticos profesionales. Aquí todavía no necesitan del todo esos cambios porque Cristina tiene una aplanadora de votos cautivos y tal como dice el máximo bibliotecario y referente de Carta abierta, sigue siendo una máquina de lanzar desafíos conceptuales… pero su ministro de economía, se puede permitir perfectamente con el tiempo que le sobra, hacer giras con la guitarra como cualquier hijo de vecino fanatizado con la música rockera. Queda claro que, si en una época se luchaba por tomar el Poder, hoy se lucha apenas por administrarlo, además, para administrarlo para otros, cuyos proyectos no están siquiera en discusión.

Pero volvamos a nuestras reflexiones, para repetir y enfatizar, que las políticas del Estado progresista embanderado con las doctrinas del Crecimiento y de la Modernidad, las fijan los mercados, pero a la vez aclarando que los mercados no pueden, al menos todavía, implementar los agronegociños. Los Agronegociños  son el entretenimiento que se practica sobre los sectores de menores recursos a los que se persuade que se vean a si mismos como supuestos “emprendedores”, ni siquiera productores. A la vez las políticas del agronegociño son el colchón que necesita el Gobierno, para proteger los grandes negocios de que se nutre, a la vez que la contención estratégica con que pueden preservarse de posibles conflictos. Quiénes podrían implementar esas políticas, sino los militantes confundidos, los antiguos militantes desmemoriados, oportunistas o quebrados que tanto abundan y que  para estas políticas sinuosas y envolventes, parecieran que son una especie de gran ejército de candidatos a empleados públicos de reserva, candidatos a empleos en el Estado, que se reproducen y multiplican en ingentes organizaciones de gentes más jóvenes, como la Cámpora o el Movimiento Evita. Se ha conformado de esta manera, un renovado y extendido funcionariado de clase media intelectual con formación de izquierda, que sorprende por las enormes y crecientes proporciones que alcanza…

De tal manera, en esta etapa de profundización del modelo, el gran esfuerzo en el Estado para generar políticas públicas pasa por la seducción, la normativización y el encuadramiento de vastos sectores sociales que son sumados al tren de la victoria de la sojización, de la biotecnología y la producción de Biocombustibles. Que más adelante se sepa que la vía no continúa, que el tren no tiene destino más que el de estrellarse en algún sitio más o menos remoto, poco importa… No son ellos los que se hacen responsables de los destinos de la Argentina, más allá de proveer a los mercados globales con las comodities y las materias primas que se les ha encomendado producir. En este contexto, imaginar que la sangre derramada de un humilde pastor no terminará siendo negociada en algunos acuerdos políticos o en la renovación de planes de subsidios, pasantías y mayores cargos en la estructura del Estado, pienso que sería una expresión de candidez, por lo demás, en un escenario donde la ética hace tiempo ha dejado de tenerse en cuenta. Son muchos los hombres del MOCASE o de sus grupos afines, que participan del Gobierno, son muchos más los que lo han votado y los que expresan expectativas y son paulatinamente cada vez más participes y corresponsables de sus actos, y ello más allá de los actuales discursos de circunstancias…

Digamos, entonces, que nos solidarizamos por principio y como tantas otras veces, con las víctimas, cualesquiera que ellas fuesen. Así también, con las víctimas de la lucha por la tierra, aunque el hombre sacrificado pertenezca como en este caso a una organización que durante los muchos años en que el modelo sojero se instaló gradualmente en la zona núcleo de la Argentina, una y otra vez, hizo el juego de distracción, atrayendo la atención de los sectores sensibilizados de la izquierda urbana hacia los problemas existentes en Santiago del Estero, problemas que no eran sino los propios de una frontera agrícola que avanzaba sobre las zonas periféricas de la Argentina, zonas  adonde comenzaban a llegar los sojeros de aquellas otras provincias donde el modelo se concentraba y donde ya por razones de capital o de territorio, no les era dado competir con los otros sojeros y con los pooles…  Esta conducta del MOCASE, de negarse a comprender la realidad nacional más allá de sus propios intereses locales, llevó a que muchos  pensaran erradamente durante los últimos quince años que la sojización podía batirse en las zonas campesinas, lo cual no dejaba de ser una soberana tontería, y por otra parte, lo paradójico de esta propuesta, era que lo pensaban mientras se distraían de las zonas donde en cambio, el proceso biotecnológico se generaba activamente. Es el caso de la Facultad de Agronomía de Buenos Aires, donde el MOCASE ha vendido durante años su miel del bosque y recogido solidaridades para sus ranchos campesinos, pero donde sus grupos estudiantiles adictos jamás cuestionaron el modelo que a metros de ellos, se generaba cada día durante años, todo lo contrario, cerraron puertas para que otros participaran en luchas cuestionadotas a ese modelo… Aún peor, y como consecuencia de aquellas prédicas persistentes a lo largo de años, puédese comprobar con asombro que en el grueso de la izquierda urbana, se halla profundamente instalada, la idea francamente disparatada, de que los desafíos que nos presenta el modelo agrícola  argentino se resuelven con Reforma Agraria y que los principales problemas del campo son fundamentalmente los de los campesinos y los de los pueblos originarios.

En el caso del pequeño productor santiagueño que acaban de asesinar y de muchos otros similares, decimos que, además de ser victimizados por la policía o por los sojeros, son abusados por una dirigencia que respalda al Gobierno de Cristina, y que, participa de numerosos cargos funcionariales de manera pública en la Sec. de Medio ambiente de la Nación, en el Ministerio de agricultura, en el INTI, en el INTA, y en muchos otros organismos del Estado, además de recibir dineros de manera escandalosa… podemos mencionar que son cientos los pasantes universitarios que año tras año viajan a la zona de los campesinos de Santiago y tanto el viaje como los estipendios los paga el Ministerio de Alicia Kirchner… Esta muerte, señala el momento adecuado a nuestro entender, para que las decenas de prominentes funcionarios del MOCASE VC en el Gobierno hagan algo por “su” gente… comenzando por la regulación dominial de los pequeños productores de su provincia, que de ninguna manera es una empresa difícil dado el grado de inserción de que disponen a nivel del Gobierno nacional.  Es hora de que el MOCASE VC que en sus encuentros coloca las fotos de Santucho como figura inspiradora, deje asimismo de caretear y sepamos quiénes son sus dirigentes, si es verdad que son o nacieron campesinos y para quienes juegan… porque mientras muchos de ellos cobran sueldos funcionariales y discursean acerca de que falta mucho pero vamos bien… de manera similar a como de manera hipócrita se decía durante el menemismo, otros siguen muriendo, y desgraciadamente como siempre ocurre, los que mueren son los pobres, los que nacieron bajo los altares humildes levantados a la persona de Evita en los ranchos más pobres de la Argentina profunda…

Otras noticias que te pueden interesar
El capitalismo extractivo de Evo, Cristina, Ollanta, Correa, Dilma y Chávez
Decrecimiento o Barbarie - Entrevista a Serge Latouche
Acerca del país que nos dejan

2 comentarios

  1. GRR

    Nuevo documento del GRR: Las organizaciones campesinas en las garras del modelo. http://www.pararelmundo.com/documentos/organizaciones-campesinas-garras-modelo/

    23 noviembre, 2011 a las 3:04 pm
  2. GRR

    Los comentarios de este artículo fueron clausurados como consecuencia de las numerosísimas agresiones verbales y agravios recibidos. Consideramos que el tema de que se trataba, era de suficiente importancia como para volcar razones y en todo caso, tratar de explicar cómo pueden muchos, estar con el Gobierno que respalda el modelo de sojización y a la vez presumir de enfrentar al mismo modelo como organización, por lo demás, con víctimas que dificilmente comprendan que son sacrificadas en el altar de retorcidas especulaciones, en que existen de por medio, intereses prebendarios. La injuria y el descalificativo al otro, no sólo expone la propia indigencia de razones, sino que es también, un signo de extrema debilidad y de falta de conducta, situación que enloda no a las víctimas del agravio, en este caso nosotros, sino a todos aquellos que carecieron de otra respuesta más que la del descalificativo. Queremos dejar sentado que sentimos una enorme pena como GRR por esta escandalosa situación que expone la miseria moral de una presunta dirigencia.

    6 diciembre, 2011 a las 8:52 am