Grupo de Reflexión Rural Horizonte Sur Volver a la Tierra Facebook GRR Defensa de Monte y Selva Paren con las plantaciones forestales
Contacto
Jueves 17 de abril de 2014
Publicado por

Noticias

· 12 de mayo a las 19:42hs

Más crímenes de lesa humanidad perpetrados por el modelo genocida de los agronegocios.

Los agroquímicos se cobraron la vida de otro niño de 4 años

Nicolás Arévalo falleció a causa de una grave intoxicación por agroquímicos el 4 de abril de 2011. Originario de Lavalle, el pueblo realizó la primera marcha en la historia de la localidad a raíz del trágico desenlace. A un año de su muerte, surgió otro caso similar.

El uso de agroquímicos en los cultivos es combatido en Corrientes por una asociación local. En el ámbito la lucha por la erradicación de estos productos nocivos para la salud, salió a la luz el caso de un niño de 4 años intoxicado, en Lavalle, por el uso de estos productos, la mayoria prohibido en otros países.

El químico se rocía en los cultivos se llama Endosulfan, y los dueños de los terrenos plantados en dicha localidad persisten con su aplicación, a pesar de que hay familias alrededor que son afectadas directamente.

Juan Carlos Rivero, el niño intoxicado, es oriundo de Lavalle, y hasta el sábado estuvo internado en el hospital Garrahan, en Buenos Aires.

Esta semana, desde la asociación, denunciaron otro nuevo caso. “Dos semanas después nos encontramos con el caso de Juan Carlos, que también tiene 4 años, y que aparentemente también está mal por intoxicación con agroquímicos”.

“En el caso de Nicolás, el se intoxicó por estar caminando en el barro de la zona donde se había fumigado. Y en el caso de Juan Carlos, está por determinarse la causa, porque la familia vivía en una casa aledaña a las tomateras que habían hecho fumigaciones en las zonas linderas, pero no se sabe todavía si es algo que el nene pudo haber consumido”.

“En el caso de Nicolás, a mi parecer, hubo negligencia de los médicos, porque tardaron mucho en trasladarlo a Goya desde Santa Lucía, y después recién lo trajeron al Juan Pablo, cuando el período de intoxicación evolucionó demasiado y cuando llega a Corrientes ya era tarde”.

“Juan Carlos tuvo una evolución diferente, y por suerte hoy en día se está recuperando, ya ha vuelto a Lavalle, pero hasta el sábado estuvo en el Garrahan. Este caso se tomó a tiempo”.

El caso de Nicolás

Nicolás Arévalo, un niño 4 de años, quien falleció en el hospital Pediátrico “Juan Pablo II” a donde llegó en gravísimo estado derivado desde el Hospital zonal de Goya por fuertes dolores en todo el cuerpo y vómitos. Su prima de 5 años también fue internada en el mismo nosocomio, pero los médicos decidieron trasladarla de urgencia hacia el Hospital Garrahan de la ciudad de Buenos Aires. El niño presentó un cuadro de intoxicación que habría sido provocado por el uso indebido de un plaguicida altamente peligroso en una chacra ubicada en el Paraje Puerto Viejo. La autopsia determinó que la causa de la muerte fue por intoxicación con el insecticida Endosulfan.

En el día de la fecha los familiares y vecinos del niño Arevalo, marcharon los 5 km que separan al paraje Puerto Viejo de la Municipalidad de Lavalle, para exigir justicia.
“Hoy marchamos para pedir justicia para Nico, para que los vecinos de Lavalle nos apoyen y para que se terminen las fumigaciones que siguen enfermando a nuestros chicos“, contó Josefina Arevalo, tía de Nicolás.

La movilización contó con el apoyo y presencia del cura Parroco de Lavalle Rodolfo Barbosa y la hermana Marta Peloni de la Fundación Santa Teresa de Goya. La hermana Marta Peloni afirmó que “las fumigaciones constituyen un asesinato social” y reclamó “que los concejales sancionen una ordenanza que prohíba las fumigaciones cercanas a las familias”.

Además pidió a los ambientalistas y vecinos que sigan con la difusión sobre los impactos de los agroquímicos. Luego entrego 30 cartas del colegio Santa Teresa de Goya, redactadas por niños y docentes en apoyo a los familiares y vecinos fumigados.
“Estamos indignados con las cosas que ocurren, no adelantamos nada, hace un año paso todo esto y no avanzamos nada” concluyó Josefina.

En otras palabras se expresó Gladis Arévalo, la mamá del niño fallecido “no tenemos apoyo de ninguna institución, por ello le reclamo a la justicia que se vayan las fumigaciones de los tendaleros, que siguen fumigando al lado de mi casa”.

Fuente: corrientesonline.com

Fuente: Ipodagua
Otras noticias que te pueden interesar
"Uno de mis grandes sueños es industrializar la ruralidad"
Advertencia sobre el futuro de Corrientes
Argentina, ante el dilema del fracking

1 comentario

  1. Alberto Aguirrez

    El niño de caso ocurrido recientemente, se llamaba JOSE CARLOS RIVERO, de 4 años,lamentablemente hoy a las 5:30 Hs falleció luego que desde horas del medio dia del domingo hasta su deceso le diganosticaran muerte cerebral irreversible. Lamentablemente los funcionarios gobernantes en lugar de ponerse del lado de esta pobre gente, se pone del lado de los productores e intenta tapar todo, obviamente porque el intendente tambien es productor y tiene dos charcras a no mas de 150 Mts. de pueblo. Acá nadie puede decir que está a salvo, vengan e investiguen, pero hablen con los trabajadores y los pobladores comunes, es mas grave de lo que parece. Gracias

    12 mayo, 2012 a las 10:59 pm · Responder

Dejá tu comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos *